Mañana arranca la IX edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla

En unas horas nos pondremos rumbo a la capital hispalense para disfrutar de una de las propuestas más estimulantes del año en cuanto a festivales de cine de nuestro país. Repasamos las claves y los puntos de interés del certamen.

La primera clave pasa por el nombramiento de José Luis Cienfuegos al mando del festival hacia finales de abril. Después de su éxito al frente del festival de cine de Gijón durante 16 años, el asturiano fue cesado de malas maneras por el equipo ayuntamiento de Gijón después de convertir el XiXon en uno de los festivales más imprescindibles del panorama europeo, llegando a recibir bajo el mandato de José Luis (se pasó de 15.000 asistentes a 75.000, sin perder la calidad y el afán por traer el cine más vibrante de los últimos años) el apelativo del «Sundance español». Pues bien, su contratación ha sido todo un revulsivo para la cita sevillana que comienza mañana hasta el sábado 10. Es sin duda un punto de inflexión en la historia del SEFF.

Con el nombramiento de Cienfuegos llegaron los nuevos cambios. No podemos dejar de comentar el acertado cambio de localización, pasando de un macrocentro comercial a la zona de la Alameda (cuyo único inconveniente puede ser el caos que va a ser encontrar un sitio donde aparcar). Los cines elegidos son el lugar apropiado para un encuentro de estas características, sin olvidar las actividades paralelas.

Y éstas pasan por una muestra de conciertos que tendrán lugar paralelamente al festival, o la inclusión de una sesión llamada Trash entre amigos que correrá a cargo de gente como el cineasta Nacho Vigalondo, el crítico y escritor Ruben Lardin, Raúl Mincheli o el bloguero El señor ausente. La cinta elegida, la griega Pánico en la Isla (1977).

Ya dentro del festival, nos encontramos el homenaje que se le hará a la cantante, actriz y directora portuguesa María de Medeiros (Lisboa, 1965), quien recibirá el Premio Ciudad de Sevilla. Se hará una merecida retrospectiva de la obra del cineasta madrileño y sevillano de adopción —y de alma— Gonzalo García Pelayo, testigo de excepción de la transición española. Así mismo, se podrá ver una buena parte de la filmografía de la francesa y mamá de la ‹Nouvelle Vague› Agnès Varda. Por último, antes de entrar en las secciones, recordamos que este año los países invitados son Grecia y Portugal.

Ahora vamos a lo importante. Ojito, porque hay canela fina este año por Sevilla. Hay muchos nombres que prometen e incluso algunos filmes han sido ya catados en anteriores festivales (Sitges o Sarajevo, que ha sido por donde nos hemos movido).

Secciones

En la Sección Oficial mucho ojo a cintas como A Month in Thailand, lo nuevo de la ola rumana que ha ya ganó el premio Semana de la Crítica en Venecia. À perdre la Raison o Un Asunto Real, son dos cintas que vienen con varios premios por media Europa y seguro que se irán también con algo de Sevilla. La sueca Eat Sleep Die, ganadora del premio del público de la Semana de la Crítica en Venecia, Paradise: Faith, la segunda parte de la trilogía del austriaco Ulrich Seidl, Reality, lo nuevo del director de Gomorra (ya premiada en Sevilla), la gabacha Sister, o The Hunt, del danés crecido en el Dogma 95 Thomas Vinterberg, son algunas de las películas a las que tenemos más ganas por echarles el guantes. Todas han gustado en mayor o menor medida a su paso por los certámenes europeos y las pocas críticas que hay hablan maravillas. De todas formas nosotros ya hemos visto Reality, de la que hablaremos próximamente.

La sección Las nuevas Olas es una incógnita y posiblemente como tal haya que afrontarla y adentrase a lo desconocido. Aunque A Night too Young viene con buenas referencias de Berlín, En Locarno aplaudieron (y no premiaron) la portuguesa A Ultima vez que vi Macau, Arraianos tiene una punta cojonuda, Lebanese Rocket Society parece cuanto menos curiosa y Leones, con esa sinopsis que reza «como si Cabin in the Woods la hubiera dirigido Tarkovski», nos excita. Ah, y claro, no podía faltar la mención a Mold, con el premio a la mejor opera prima en Venecia.

Europa Junior traerá consigo una muestra de cintas juveniles. Ojo a Operation Libertad o a My Brother the Devil, que no os asuste la etiqueta de la sección.

En EuroDoc hay que ir sí o sí a una de las experiencias más cojonudas vistas en Sarajevo. Hablo de la búlgara Sofia´s Last Ambulance. En serio, id a verla a la de ya, insensatos.

La sección EFA sigue, otro año más, sigue trayendo la artillería pesada del festival. Títulos que van a ser imprescindibles como Amour, lo nuevo de Haneke, Cesar debe morir, de los hermanos Taviani, In the Fog, mi primera peli del festi cuya sinopsis no puede pintar mejor, Just The Wind, una húngara de drama social que merece la pena por dinamitar todos los lugares comunes que recomiendo a todo el mundo, Parade, la única representación serbia de este año, lástima, Paradise: Love, la primera parte de la trilogía austriaca que hizo que el cerebro de Carlos Boyero explotase y a mi me pareció fallida pero muy interesante, Rose, una que no llegó a tiempo a Sevilla para poder disfrutarla, Tabu, una obligatoria de ver según dice todo el mundo, Unfair World, una griega con pintaza, o Alps, la última propuesta inclasificable de nuestro amigo Yorgos Lanthimos, director de Canino.

Pero es que este año encima tenemos las sesiones especiales. A ver, lo digo sin rodeos, la mejor cinta del año vista hasta este momento por un servidor es una rumana que se va a poder disfrutar en Sevilla. Ganadora absoluta en Sarajevo, nadie puede dejar pasar la ocasión de saborear Everybody in Our Family. Otra ganadora absoluta, en este caso de Sitges, es la inclasificable Holy Motors. La nueva adaptación de Grandes esperanzas tiene tan buena pinta como mala, así que ya veréis como lo hacéis. Invasión pinta curiosa.

Panorama andaluz, los cortos y las retrospectivas a Agnès Varda y a Gonzalo García Pelayo.

La programación entera, aquí.

¡A disfrutar de Sevilla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *