El cine australiano que viene

El organismo gubernamental Screen Australia ha hecho pública ya la inversión que realizará el próximo curso y algunos de los proyectos que serán cubiertos por esa inversión. A continuación, os presentamos algunos de los más interesantes que seguirán ayudando a crecer una industria que cada año deja perlas. No olvidemos que títulos como Mary and Max, La propuesta, Snowtown, Lantana o Animal Kingdom provienen de una industria que cada vez parece sentirse más a gusto en el terreno del thriller.

Precisamente de ese terreno proviene el director de la citada Animal Kingdom, David Michôd, que ya anda con otro proyecto a cuestas tras el enorme éxito de su debut en largo de ficción, pues no sólo Jackie Weaver recibió una nominación al Oscar como mejor actriz secundaria, si no que el film fue premiado en multitud de festivales como Sundance e incluso en círculos de críticos de los más importantes. En esta ocasión, sin embargo, cambia de género y pasa de ese sórdido thriller dramático a al western futurista. Un trabajo del que ya conocemos su título, The Rover, y que contará con la presencia de dos intérpretes relumbrón: el primero es Guy Pearce, intérprete que pese a haber cruzado el charco en muchas ocasiones, nunca ha terminado de desligarse de su tierra natal y ha seguido rodando allí con cineastas como el propio Michôd o John Hillcoat. Le acompañará Robert Pattinson, del que muchos esperamos expectantes Cosmópolis, de David Cronenberg.

Otro de los proyectos con cara y ojos proviene de Matthew Saville, que debutó con Noise, una cinta que pudimos ver en Sitges ’07 y que dejó buenas sensaciones, y que repetirá en la dirección con un thriller afianzado en lo dramático que parece alejarse de su anterior trabajo, pero quizá no lo haga tanto, pues la historia de un oficial condecorado que tras volver de una fiesta con otros oficiales arrolla a un ciclista en la carretera, no parece tan lejana a lo que supuso Noise. Felony, que es como se titulará esta nueva cinta, viene con los nombres de Joel Edgerton y Rosemary Blight (El árbol) en la producción. Edgerton, que protagonizó uno de esos éxitos que nos pillan desprevenidos cada año con Warrior, será también el protagonista de ésta Felony, que promete sumergirnos de nuevo en el terreno más psicológico de un thriller que también sabe destacar en otras facetas más allá de la sordidez que invade la isla de tanto en tanto.

Continuamos con Healing, que dirigirá Craig Monahan de cuyos anteriores trabajos no se sabe nada por España, pero que ya tiene dos films a sus espaldas, The Interview y Peaches. Ambos tienen una similitud, y es que el actor Hugo Weaving era su actor protagónico y, si señalamos precisamente eso es porque repetirá por tercera vez con el cineasta de Melbourne. Hany Don, más conocido por su participación en cortometrajes y series australianas, acompañará a Weaving en este relato de redención carcelaria que Ruth Harley, uno de los ejecutivos de Screen Australia, ha calificado como una historia muy emotiva y conmovedora.

Ponemos el cierre con una documentalista que todavía no ha conseguido darse a conocer internacionalmente y que después de tres trabajos en el género (uno para televisión), pondrá en marcha ahora Aim High in Creation, un documental en que se acerca geográficamente de uno de sus anteriores trabajos (su Hell Bento: Uncovering the Japanese Underground ya exploraba la cultura nipona) y en el que nos hablará a través de un docu-drama sobre el inexplorado cine de Corea del Norte que abarca el Making of de una película de metacine basada en las reglas del manifesto de Kim Jong-il, El cine y la dirección. De este modo, y en pleno auge sobre la cinematografía sur-coreana, Anna Broinowski intentará introducirnos en terreno desconocido.

Un comentario sobre “El cine australiano que viene”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *