Venecia 2012: Días 29 y 30 de agosto

Con un poco de retraso y septiembre a la vuelta de la esquina, comenzamos nuestro repaso a Venecia, que nos llevará cada dos días al Lido. Sin mucho que destacar, más allá de la presencia de ese fenómeno llamado Michael Shannon, os dejamos con extractos de críticas a The Reluctant Fundamentalist, The Iceman, Superstar y Betrayal.

 

The Reluctant Fundamentalist (Mira Nair)

Toni García / El País

”Su anterior película, […] ya era un aviso de que a Nair no le sentaba bien Hollywood. Hoy en Venecia, después de ver El fundamentalista reticente, adaptación de la novela de Moshin Ahmid, se confirma que la magia de la realizadora –la de sus primeros trabajos- ha sido desintegrada por su nula capacidad narrativa. […] No se puede aspirar a meterle el dedo en el ojo al espectador cuando en todas las esquinas del encuadre huele a cuento chino, a impostado, a falso. […] cuando uno tiene la sutilidad de un herrero cimerio no puede pretender ser delicado. Nair no lo es y la historia lo necesitaba.”

Luis Martínez / El Mundo

“Pomposo, cursi, supuestamente rompedor… fundamentalmente fundamental. Nada que ver, todo sea dicho, con la profundidad del texto en el que se basa. [ … ] la película pretende en todo momento poner en tela de jucio el esquematismo de los razonamientos que convierten a todos los árabes en terroristas y a todos lo americanos en imperialistas. El problema es que el propio razonamiento utilizado no puede ser él mismo más esquemático. […] La emoción queda suspendida de un rosario de planos fijos detenidos en la mirada del protagonista. Y eso, antes que emocionar, desazona.”

 

The Iceman (Ariel Vroman)

Toni García / El País

“Un actor que es una fuerza de la naturaleza tiene la mitad del trabajo hecho, y Shannon, radioactivo como es acaba contagiando a sus compañeros de reparto […] El problema, que es gordo, es la desidia del realizador, Ariel Vromen, que empieza manipulando al espectador con cierto descaro […] y luego reduce la historia a un común denominador simple […] El realizador presumía hoy de que uno de sus méritos era haber reducido el grado de oscuridad que Shannon aportaba a la película para hacerla más llevable, más “ligera”: a lo mejor no debería haberlo hecho. Seguramente hablaríamos de un resultado totalmente distinto.”

Sergi Sánchez / La razón

“Lo único  modélico de «The Iceman», que, fuera de concurso en la Mostra, no logra despegarse  de su aspecto de correcto telefilme, es la interpretación de Michael Shannon. […] Aunque su inquietante físico parece condenarle al encasillamiento, su entrega a un personaje tan delicado es ejemplar. Sin mover un músculo, sabe transmitir ondas de mal rollo combinadas con una intensa necesidad de pertenencia, y la mezcla da cuenta de la complejidad de este psicópata.”

 

Superstar (Xavier Giannoli)

Sergi Sánchez / La razón

“En el caso de la francesa «Superstar», el acento está puesto en el fondo, no en la forma. Es posible que el filme de Xavier Giannoli no se beneficie de la coincidencia en las salas con el último «patchwork» de Woody Allen, «A Roma con amor» […] Es posible que sea una muestra más de denuncia a una sociedad que ha convertido la hipervigilancia en su materia prima, y que ha diluido, alimentada por las redes sociales, las fronteras entre lo público y lo privado. En todo caso, es una película plagada de clichés que apenas tiene nada nuevo que decir sobre la post-televisión y la «post-post-fama».”

Luis Martínez / El mundo

“El francés Xavier Giannoli ofreció ‘Superstar’, una fábula moral sobre la fama, la impostura, el ruido y la furia de nuestros días. […] Es la ausencia de razones lo que precisamente importa. […] Curiosamente una de las historias de la próxima película de Woody Allen trata, con más gracia, de lo mismo. La idea es buena y el desarrollo tan perfectamente plano que deja pocas opciones. […] Simplemente se limita a seguir el paso con gesto cansino a una buena idea que hubiera necesitado mucho más para trascender el terreno de lo obvio.”

 

Betrayal (Kirill Serebrennikov)

Sergi Sánchez / La razón

“Con un pie en el Bergman de los primeros 70 […] Kirill Serebrennikov analiza los enigmas del deseo a partir de la historia de ¿amor? entre las dos víctimas de un adulterio. […] al terminar «Traición» tenemos dudas sobre lo que nos quería contar: da la impresión de que el cineasta, enamorado de su portentoso talento para la puesta en escena, sacrifica la lógica interna del relato en aras de una morosidad que […] permita al espectador disfrutar más del frío, brillante acabado visual de la película.”

Luis Martínez / El mundo

“Se trata simplemente de la historia circular de un adulterio que acaba en crimen. O algo peor. El realizador juega a buscar el momento justo en el que la venganza, el miedo y el dolor de la carne paralizan el ritmo cardiaco. […] Un ritmo lento, premioso incluso; agobiante; difícil… […] Al final, el exceso de autoindulgencia, el esteticismo cargante y la absoluta falta de piedad con el espectador acaban por exigir una rendición sin condiciones. Demoledor.”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *