Lo mejor de 2013 por… Marisol Grande

Mi 2013 ha sido raro, lo empecé en España y lo acabé en Francia, a medio camino entre dos países me ha permitido ver en Francia películas que raramente se hubieran estrenado en España, inaccesibles y malditas que me han acabado conquistando, pero también me han impedido disfrutar de una magnífica cosecha de cine español diferente y arriesgado que sin duda hubiera copado alguna que otra posición en este Top. En definitiva, no se puede tener todo.

Elegir solo 10 hace que queden una veintena de películas igual de excepcionales que las que continúan, películas que sin duda merecen una mención. En este lado de los Pirineos y a pesar de haberse colado hasta 3 películas entre las 10 elegidas, se han quedado dos a resaltar: La mal llamada en España Un Francés en Manhattan, que cierra una trilogía llena de carisma, tremendamente divertida y que supera con creces el bajón de la segunda parte  y por supuesto Solo Dios Perdona, lo siento,  soy de esas a las que Refn volvió a conquistar. Aunque en el cine francés se han escapado un par de pequeñas películas libres y diferentes que merecen la pena resaltar: La dureza de Suzanne, la divertidísima 9 Mois ferme, el siempre necesario Ozon y su visión de una joven acosada por el aburrimiento y la curiosidad  en Jeune et Jolie, Jasmine una animación preciosa  y simple, Vicente Macaigne protagonizando la original comedia 2 Automnes, 3 hivers, tierna y entrañable, divertida y triste, una absoluta joya. Entre mi genero favorito se me han quedado un par de menciones bastante dolorosas: I am Divine, que rinde pleitesía a una de las grandes del cine underground, el recomendable documental ecológico Il était un fôret tan alejada de moralismos o el documental de metacine y Guediguian de Robert Sans Robert.

joven y bonita-1

 

10 — The Lunchbox (Ritesh Batra)

Dice la Universidad de Harvard (En una de sus enésimas estadísticas que todo lo miden) que solo se libra mal un “dabba” (Un Tupper de toda la vida, vamos) de cada millón, si tenemos en cuenta una ciudad tan laberíntica y caótica como Bombay, que emplean para su distribución un complejo código de colores y de símbolos, que la cifra sea tan baja es casi incomprensible. Esta ópera prima se centra en esa rara casualidad: Por un lado esta Ida, una esposa obstinada que intenta recuperar a su marido por los aromas y sabores que le envía diariamente a su trabajo y por el otro  Saajan que recibe diariamente una comida que no es para él y que poco a poco logra ir llenando su vida a base de este recipiente lleno de una comida deliciosa.

Este error acaba generando en una relación epistolar llena de ternura, una relación que los fortalecerá a ambos, encontrando la fuerza necesaria para no solo cambia de actitud ante la vida, sino las cosas que no les gustan. Mi top 10 lo cierra una feel-good-movie en toda regla, llena de luz, color, sabor, retrato de una ciudad diametralmente opuesta a la nuestra, una obra tremendamente humana y sencilla. The Lunchbox no sorprende ni técnicamente, ni deja un poso dramático, simplemente te deja una sonrisa en la cara y un optimismo contagioso. Una de esas películas, que sé, que la vea cuando la vea, siempre me hará feliz.

 

9 Antes del anochecer (Richard Linklater)

Si hubiera hecho en Enero una previsión de mi Top 10 de lo mejor de 2013, estoy segura que hubiera metido esta tercera parte sí o sí. Llamadlo previsibilidad, que yo lo llamaré confianza. A Jessie y Celine se conocieron en un viejo vagón de tren porque una pareja de 40 años discutían. Ahora son ellos esa pareja de alemanes. Una historia que se demuestra circular, en donde hemos conocido a nuestros protagonistas en un par de días decisivos de sus vidas, el resto sugerido e imaginado, poco importa.

 Este cisma emocional explota como consecuencia del paso del tiempo en su relación sentimental y por las responsabilidades paternas de Jessie . De nuevo los vemos rumiar y conversar sobre lo mismo de siempre, pero esta vez con un punto de lucidez y nostalgia nuevo, ejemplo de madurez como personas y pareja. Como siempre, con ese final ambiguo que el romántico y el cínico llenarán de forma diferente, nos alejamos de sus vidas, no sabemos si habrá más partes, pero siempre podremos acudir a una de las trilogías más perfectas, profundas, ricas  y necesarias de la Historia del cine. ¡Gracias!

Antes del anochecer

 

8 — A 20 pasos de la fama (Morgan Neville)

Este documental mágico sigue a aquellas coristas  invisibles, olvidadas que son un renglón perdido en la historia de la música, mujeres en su mayoría, afroamericanas en casi su totalidad, que nunca tuvieron todo de cara para triunfar, a pesar de que tenían talento y una voz descomunal que la industria explotaba a base de coros absurdos.

No busca remover conciencias, solo de una forma humilde y sin grande esperanzas, premiar publicamente un trabajo de años que siempre ha estado alejado de la fama. Un documental cargado de buena música, anécdotas divertidas y que desprende una nostalgia no solo por otra forma de hacer música, sino esa añoranza dolorosa llena de “¿Qué hubiera pasado si…?”. Un documental optimista, emotivo y que va directo al corazón.

 

7 — Interior. Leather Bar (James Franco, Travis Mathews)

James Franco es uno de los autores más interesantes del Hollywood actual. De cara al gran público es un chico Disney, actúa de vez en cuando por algún blockbuster, ha presentado los  Oscars y es capaz de hacer películas hilarantes con sus amigos. Aunque también resalta con elecciones arriesgadas como actor y director. Sin duda 2013 ha sido un año grandioso para él ya que ha colocado 3 de sus películas en los 3 festivales más importantes del mundo. Siendo este falso documental el más arriesgado, no en su forma (Donde quizás destaque As I Lay dying) pero si en su objetivo: Grabar los 40 minutos que la censura de EEUU eliminó de la cinta A la caza (Cruising, William Friedkin 1980). Escenas que se desarrollaban en un bar gay y que contenía cierta carga sexual.

 Lo que lleva a cabo James Franco, no solo es un acto de metacine, sino un acto de rebeldía, un rechazo a esconder lo sexual como algo privado y púdico. Una maravillosa reflexión contra la censura en su forma más puritana y arcaica, capaz de cercenar una obra para que esta sea aceptable en sus pequeñas mentes. En definitiva ¡A sus pies, James!

Interior. Leather Bar

 

6 — La gran Belleza (Paolo Sorrentino)

Sin duda una de las películas del año, Sorretino hace un  retrato de Roma, de la Burguesía, de la vejez,  decadencia y hastío insoportable, además nos regala uno de los grandes personajes masculinos de lo que llevamos de Siglo: Jep Gambardella, un personaje tan rico, profundo  y bien construido que es imposible no admirar. Durante 140 minutos (Que vuelan delante de nuestros ojos) se habla de todo y de nada, un fresco de una ciudad, de un país y de una gente que posee algunas de las imágenes más bellas y potentes de este año.

 

5 — Bambi (Sébastien Lifshitz)

En 2012 en pleno debate francés sobre el matrimonio homosexual, Sébastien Lifshitz estreno un maravilloso documental llamado Les Invisibles, entre aquellas entrevistas debería haber estado incluida esta que nos ocupa, pero el director se dio cuenta de que la historia de Jean-Pierre/Marie-Pierre/Bambi  merecía ser contada aparte. Partiendo de la misma idea: Dar visibilidad a una generación de 70/80 años que tuvo enfrente una sociedad que los definía como enfermos mentales por el simple hecho de ser homosexuales, la vida de Bambi traspasa ese objetivo. No solo es uno de los cantos más bonitos y optimistas a la libertad sexual de todo tipo (Y hasta aquí puedo leer) sino que la vida de Bambi es en sí, una historia que merece ser contada. De Algeria a Francia, de hombre a mujer, de cabaretera mítica en los años 50 a profesora de literatura, la vida de Marie-Pierre ha sido una constante lucha hacia la libertad personal.

Aun así lo que hace Sébastien carece de mérito: Deja la cámara delante y ella te cuenta su historia acompañada de material audiovisual. No es original y no lo necesita ya que Marie-Pierre es dueña de una oratoria evocadora, te atrapa en su vida con una fuerza inaudita. No recorres su vida, la vives con ella, sus palabras tienen más fuerza que cualquier imagen que el director pudiese crear. Un maravilloso mediometraje de una mujer libre, muy libre.

 

3/4 — Frances Ha (Noah Baumbach) / Spring Breakers (Harmony Korine)

¿Por qué pongo estás dos películas juntas? Principalmente porque no tengo fuerza para decantarme por una o por otra en el Top 3, un motivo absurdo, lo sé, pero me da que dependiendo del día se irían alternando. Spring Breakers es extrema, pura pirotecnia llena de color y ruido y Frances Ha parece lo opuesto, desprendiendo una sencillez e ingenuidad absoluta. Y aun así, a pesar de esta lejanía formal, tienen dos cosas en común bastante interesantes. Por un lado ambas establecen un retrato similar de la juventud moderna, incapaz de encontrar su sitio, incapaz de encontrar el camino para seguir hacia delante, cargada de hastío e inseguridad. El otro punto en común es su origen, ambas son producciones independientes dentro de USA, sus directores, tanto Baumbach como Korine forman parte de esos pocos autores que Hollywood ha dejado una total libertad creativa para hacer películas personales. Y que así sea por muchas películas más. Ah, y otra cosa más,  ya sea a ritmo de Bowie o de Spears, ambas tienen las dos mejores escenas musicales del año.

Frances Ha

 

2 — El viaje de Bettie (Emmanuelle Bercot) 

Otra película pequeña y sencilla, que me ha conquistado este año. Ya hablé de ella en una crítica mucho más extensa que en este mero recopilatorio y esa sensación que me produjo sigue intacta dentro de mí. La huida de una Deneuve esplendorosa perfectamente realizada y que desprende un amor por unos personajes bastante emocionantes. La película que más feliz  me ha hecho este año.

 

1 — La vida de Adèle (Abdellatif Kechiche)

Está película-Rio, que sigue a Adèle durante unos 8 años aproximadamente, se centra en dos aspectos, quizás el menor aunque no menos crucial, es en Adèle en general, su personalidad, su carácter de todo o nada, su emotividad, su glotonería,  su pasión por la literatura, su adolescencia, su curiosidad, su relación con su entorno, familia y amigos o su decisión  de ser profesora. En definitiva un enfoque cercano y lleno de sinceridad sobre una persona cualquiera.

El otro aspecto mucho más breve y que sin embargo tiene el poder de marcar en lo más profundo de las entrañas, es la historia de Adèle con Enma. En la gala de los Premios Lumières (Concedidos por la prensa extranjera en Paris) Adèle Exarchopoulos le dedico el premio a Lea Seydoux con un cariñoso “Tu siempre serás mi más bella historia de amor en el cine” y cualquiera que haya disfrutado de esta maravillosa obra sabrá de lo que habla.

Así que este título tan amplio, se vuelve certero, ya que durante 3 horas nos acercamos con un realismo inaudito a Adèle una persona no muy lejana a ti o a mí. Kechiche es capaz de elevar la simpleza de una vida cualquiera a un relato cargado de fuerza, de una belleza inaudita, de una capacidad para empatizar sobrecogedora, convirtiéndola en uno de las mayores aventuras que esta servidora haya vivido en el cine en mucho tiempo.

la vida de adele

 

2 comentarios sobre “Lo mejor de 2013 por… Marisol Grande”

  1. Un top muy original. Coincido en que yo tb habría incluido Antes del anochecer antes incluso de verla. Y, curiosamente, aunque nuestros tops se parecen poco, yo tb incluyo La vie d´Adèle a la cabeza. Tengo curiosidad por Bambi, me la apunto. Un saludo :)

    1. Muchas gracias Juan!
      Creo que La vida de Adele está por encima de gustos, cualquiera a la que le guste el cine, disfrutará de esa maravillosa obra.
      Un saludo y anímate con Bambi que dura poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *