José (Li Cheng)

Estrenada en la sección Giornate degli Autori (Jornada de los autores), una de las secciones paralelas del Festival de cine de Venecia, se alzó con el Queer Lion al mejor filme con temática LGTBI de todo el evento. Tiene como protagonista a José (Enrique Salanic), un joven homosexual que debe hacer frente a las dificultades de amar en una sociedad donde no sigue lo que es visto como normal.

José es un chico de clase baja que trabaja en una venta de comidas callejeras, tiene frecuentes encuentros sexuales con otros jóvenes que conoce en una aplicación del celular. Esto se quiebra cuando da con Luis (Manolo Herrera), un amor que se convertirá en un imposible. He de mencionar que el nexo entre ambos está bien presentado, lo que queda debiendo es su conflicto, que en realidad parece carente de justificación, se apresura.

Los problemas para el protagonista por su sexualidad, vienen incluso desde lo más cercano, él vive con su madre (Ana Cecilia Mota), mujer abnegada, trabajadora, que ama a su hijo y que es sumamente religiosa. Son esos los ingredientes necesarios y suficientes para saber que José la tiene complicada, la homosexualidad nunca será bien vista por su madre, la religión no se lo permite.

Con un pensamiento que roza la época medieval, ella considera sus problemas laborales en la venta de sus comidas (puesto callejero), además de un terremoto, como señales divinas, llamadas de atención como signos inequívocos de que el camino que su hijo lleva no es el correcto, desde su punto de vista claramente sesgado y erróneo, la desesperación le embarga.

Este es el segundo largometraje de Li Cheng, cineasta chino radicado desde 1999 en Estados Unidos, quién se movilizó un par de años al país centroamericano para la realización de esta producción. Donde aborda un tema social que aún hoy en día es delicado, por contextos machistas donde muchas veces se estigmatiza a las personas por su preferencia sexual.

Cheng arriesga, pero claramente gana, sin tapujos y con desnudos demuestra la relación de estos hombres, llevando a cabo las escenas con una gran naturalidad, lo que es de destacar, el acoplamiento de los actores es bastante efectivo. Aunque hay cuestiones argumentales que no siempre están bien amarradas o que quedan en el aire, la historia central de su protagonista si lo está, sin olvidar lo latente que está en la sociedad.

El concepto de familia tradicional, y lo transfigurado que se presenta es lo que más muestra este realizador, el sentido que dicta esta “normalidad” es el de papá, mamá e hijos, es lo que la madre del filme busca para su hijo, ¿pero cuál es el contexto? ¿Cómo se presenta esto en la película? José vive solo con su madre, su padre está completamente ausente, su abuela igual, sola primero por la guerra, y luego anduvo con un hombre casado.

También se refleja en los chicos que tienen el negocio de la venta de comida, una joven pareja que apenas alcanza la mayoría de edad, embarazo y abandono, la repetición, de nuevo este ideal de familia perfecta queda absurdamente en el olvido, es esta la materialización de una realidad tan presente como los señalamientos hacia los homosexuales, parte incluso de la sociedad machista en la que se enmarca el largometraje.

Mientras tanto, en la película y en la vida real se sigue señalando a los homosexuales en pareja porque no pueden ser una “familia”, ¿bajo qué concepto? El de padre, madre e hijos que ni siquiera los heterosexuales parecen mantenerlo vigente. José termina siendo un filme que aborda sus temas de forma muy realista, de verdad se siente un acercamiento a la población joven guatemalteca, que sus ideas nacen a partir de entrevistas de Cheng a personas de la comunidad LGTBI a lo largo de toda Latinoamérica.

Lo mejor de todo es que el realizador no lo hace ciñéndose odiosamente sobre sus personajes, y por ende sobre la sociedad como tal, que es reflejo de lo que presenta en su obra, por el contrario, espera que esta traiga aunque sea un cambio mínimo, la apertura de caminos reflexivos para que estas personas sean aceptadas primero en sus familias, luego por la sociedad.