IWOW: I Walk on Water (Khalik Allah)

Un paseo sobre el agua que se torna credo callejero para recapacitar sobre su propio título. IWOW: I Walk on Water es una revisión de lo que Khalik Allah exploró en Black Mother (2018) y una reivindicación de lo descubierto en Field Niggas (2015). Un aglutinante que mezcla las formas de ambas películas y contiene un amplio estadio de reflexiones en torno a la sociedad, los barrios bajos, la humildad y Dios.

IWOW sigue a Khalik Allah en su deambular por las calles de Harlem durante el verano de 2019. Como si de un diario o una introspectiva mirada a la relación cineasta-exterior se tratase, la última película del fotógrafo y cineasta se sitúa entre el documental y la autodefinición, llegando a rozar la praxis filosófica. Hay un vínculo directo, muy personal, entre el director y los habitantes del barrio en el que actualmente reside. De entre todos ellos, los vagabundos, drogadictos y enfermos (auténticos ‹outsiders›) son los que van a aparecer entre planos para retratar una ciudad y un estilo de vida. Su humildad y las marcas del tiempo en sus rostros son suficientes para dejar atónitos a Allah y a su cámara, que los envuelve en un sinfín de movimientos de escudriño. Al margen de la experimentación y el cruce entre el digital y el analógico, IWOW cuenta con la experiencia directa de la captación de lo real, a modo de paseo cronológico por la vida y los pensamientos del director. Su noviazgo, su manera de hacer cine, sus conversaciones con su madre y, sobre todo, su fe, serán abordados con la maestría del montaje ¿alterno?

Confesión y autorretrato, IWOW se asemeja a un torrente de sonidos e imágenes que guían la conciencia y el pensamiento de Allah por senderos inesperados. Su narcisismo y grandilocuencia chocan de frente con la humildad de aquellos a quienes observa. Las heridas de su pasado se convierten en escudo impenetrable para los que lo quieren y se involucran en su proceso creativo. Como joven criado en el seno de la Nación del 5% o de los Dioses y las Tierras —doctrina que parte del Islam y que se sustenta en la “originalidad” de las personas de raza negra como primeros seres humanos: padres (Dioses) y madres (Tierras) de la civilización— Allah tiene fuertes pensamientos con respecto a la religión y en esta película dedica buena parte del tiempo a reflexionar en torno a la figura de Jesucristo. En determinada escena sonora llega a afirmar que él es Cristo (no Jesús, pero sí “uno”) ante su molesta madre que le pide que deje de blasfemar. Lo cierto es que la voz de Allah refleja una teoría bastante olvidada que se remonta al paleocristianismo, cuando el mensaje de Jesús era lo crucial y todavía no había Iglesia. Asimismo, en otra escena en la que afirma que su amigo Frenchie, un diagnosticado esquizofrénico, es Dios, puede verse su falta total de prejuicios y la extraña divinidad con la que ve a otros.

Frenchie es uno de los vagabundos con los que Allah establece mayor amistad, llegando a centrar la mayor parte del film en su persona. Entre las situaciones casuales que vive y su voz en off continuada se crea un vínculo que va más allá de lo meramente bondadoso. Un fuerte sentido de la humildad se apodera de la forma de IWOW mientras Frenchie canta o ríe. Sonidos que no se corresponden con una situación como la suya desde el punto de vista de un acomodado ciudadano medio ¿verdad? En el cine de Khalik Allah los sonidos y las imágenes nunca están directamente relacionados. Así es como se socava la expectativa y la subjetividad para llegar a cotas más altas, más importantes. La sensación de colectividad que se da al principio de IWOW y que decae en algunos puntos, es la clave para demostrar que la mirada singular puede hablarnos de algo más que de un simple paseo comentado (y aquí es donde el cine de Allah difiere completamente del de Jonas Mekas, con el que se le ha comparado). Porque ni siquiera la presencia del atrayente y singular Frenchie puede hacer que la cámara se fije en él para siempre. Porque los miles de rostros que existen se aglutinan en torno a una idea unitaria y de calado universal.

2 comentarios en «IWOW: I Walk on Water (Khalik Allah)»

  1. Hola! Vi este documental hace ya un par de meses y cada cierto tiempo pienso en él, leo y lo busco. Quiero verlo otra vez ¿alguien sabe dónde puedo encontrarlo? Ya sea pagado o no.

    Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *