Dead Horse Nebula (Tarık Aktaş)

La película empieza con un grupo de niños que descubren un caballo muerto en medio de un campo árido. La carne podrida brota del animal llena de gusanos como si este la defecara. Los adultos tratan de moverlo y arrastrarlo fuera de la zona, pero el caballo es demasiado pesado por lo que deciden quemarlo en el lugar. Evento al que todas las personas que se encuentran cerca asisten interesadas como si de un ritual se tratara.

Dead Horse Nebula es una historia extraña y difusa. Después de esta situación inicial la película divaga por diferentes derroteros en los cuales es difícil encontrar una conexión directa. Tras la escena inicial empezamos a seguir al protagonista (Hay), del que sabemos poco más allá de que es un campesino dedicado a diferentes labores como el manejo de ovejas, la pesca, la tala de arboles y hasta labores de albañilería. No hay un conflicto claro en su vida si no que se va viendo inmiscuido en distintos hechos de los que principalmente es testigo.

Hay primero se corta por error al tratar de sacrificar una oveja, ante la sangre se desmaya y termina en el hospital. Durante la noche, deambulando por lo pasillos, socorre a una mujer que con desespero trata de abrir una ventana (probablemente para tirarse por ella). La mujer llora en sus brazos. La vida de Hay después de este evento empieza a estar rodeada por la muerte o más bien por la desidia ante ella.

Encuentro dos puntos clave a lo largo de la cinta: uno es la violencia dirigida hacia los animales que se puede ver en el oficio de Hay y en sus interacciones con sus camaradas, una violencia que no es muy pesada pero que está presente; el segundo punto es el nihilismo frente a las situaciones. En una escena unos niños corren el riesgo de ahogarse en el mar y uno de los personajes apenas lo nota; en otra, el protagonista repite una actitud similar frente a unos niños que le solicitan ayuda para recuperar un balón frente a un río caudaloso, pero Hay solo se aleja; y lo mismo se puede encontrar en las conversaciones y relatos que comentan los distintos personajes. ¿Estamos acaso frente a una cinta que denuncia la pasividad sociópata de las sociedades actuales? Es difícil saberlo. El plano final también plantea nuevas posibilidades sobre la interpretación de los sucesos del filme. No entraré en detalles a describirlo, pero quizás todo lo malo que rodea y que le sucede al protagonista forma parte de una ‹vendetta› de la madre naturaleza. Como si el cielo y el mar se hubiesen puesto de acuerdo para aniquilar a nuestra especie, incapaz de convivir en armonía con nada. En eso me recuerda a la escritora Olga Tokarczuck, que se vale a veces del realismo mágico para castigar a quienes quebrantan la fauna.

Dead Horse Nebula es una película difícil de recomendar por la complejidad que entraña saber si se puede encontrar en ella una reflexión real, o si inclusive tiene un propósito. Ya que gran parte de mi análisis puede ser solo especulación. Hasta en aspectos formales la película es poco arriesgada, por lo que es aún más difícil rastrear la búsqueda del director. Aun así, para aquellos cinéfilos que hayan disfrutado de películas de realizadores como Shane Carruth o Angela Schanelec, en las que las tramas pasan de ser rompecabezas a arma donde el espectador cumple un papel activo significando los hechos, esta película puede ser para ustedes. Ya que el relato es interesante y lleno de momentos para la reflexión.