Anca Damian… a examen

  •  
  •  
  •  

La llamada de un hombre a su madre es el punto de partida de The Call, cortometraje de Anca Damian que reflexiona sobre la pérdida y el recuerdo en diez minutos de una elegante pieza animada llena de recursos y visualmente muy dinámica y sorprendente.

La obra de Damian, quien también ha hecho sus incursiones en diversas ocasiones en el cine con actores reales, ha alcanzado sin embargo su mayor reconocimiento internacional como directora en la animación, donde se caracteriza por una búsqueda y modificación constante de la forma para, más allá de representar las emociones de la historia en cuestión, explorar y expandir las capacidades estéticas del medio. Lejos de delimitar su identidad visual a unos rasgos concretos, crea películas fundamentalmente definidas por su heterogeneidad estilística, utilizando simultáneamente diversas técnicas que generan fuertes contrastes tonales dentro de sus propias narrativas.

El cortometraje que nos ocupa no es una excepción a esta tendencia. Stop motion que recuerda a las obras de Svankmajer, dibujos sobre muros, trazos sobre fotografías, animación 3D, todo funciona en esta mezcla de apariencia incoherente, tonalmente irreductible, pero también característico de ella, sumamente suave y natural en sus transiciones, de forma que estilos que deberían ser incompatibles funcionan todos en un conjunto convincente para contar una historia sencilla y evocadora de base, centrada en las memorias y fantasías de una mujer de avanzada edad, al meterse en una bañera y literalmente sumergirse en sí misma. Un viaje introspectivo que le permite recapitular sobre su vida, recordando a su marido ya fallecido y preparándose ella también para dar el paso. La voz en off no es nada más ni nada menos que la de su hijo, quien se enfrenta también a la muerte de su madre y, en cierto modo, indirectamente, también a la de su padre.

Una narración dentro de una narración, un recuerdo dentro de un recuerdo o tal vez un intento de construir empatía e imaginar los últimos momentos de su madre, con el propósito de aliviar el duelo personal, The Call es en cualquier forma un cuento amargo y triste que narra emociones universales, una historia donde la soledad y la devastación emocional que ocasionan la pérdida de un ser querido se combaten por medio de una profunda reflexión introspectiva.

Sería de esperar que la elegante sencillez y cotidianeidad de su narrativa generasen un choque inmediato con la habitual exuberancia técnica de Damian, mostrada aquí también en su plenitud, pero sencillamente esto no sucede. Con las exploraciones del medio que realiza la autora, si bien en apariencia caóticas y difíciles de abordar por su heterogeneidad, nunca se siente que haya un recurso u otro fuera de lugar, y esto de nuevo ocurre aquí. El recuerdo, la fantasía y la realidad adquieren identidades estéticas distintas y el resultado es una mezcla irreal de elementos que tiene sentido dentro de la psique de una persona, de su estado de ánimo y de la evocación que le generan objetos y situaciones cotidianas mezclada con sus propios pensamientos. Así, el stop motion apagado y feísta, o la sobria y robótica animación en la que la mujer se sienta en la bañera, que parecen reservados a la realidad y los recuerdos mundanos, contrastan con el festival de color y movimiento con el que ésta evoca a su marido y el despertar de su amor en la juventud, como si al sumergirse dentro del agua realmente entrase a otro mundo distinto al de su día a día.

The Call no es su obra más redonda ni la más ambiciosa, pero en su escasa duración es una perfecta síntesis de las cualidades de Anca Damian como autora y, sobre todo, de su afán por tratar la animación como una mina de recursos a expandir y no a reducir o acomodar, que la han convertido en una de las figuras más sobresalientes del cine animado europeo reciente y, sin duda, una de las más audaces exploradoras de las posibilidades estéticas y del potencial artístico del medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *