Un repaso a los títulos del Festival Cineuropa

Vuelve noviembre lloviendo cine a cántaros

Lanzando una afrenta a las diezmadas salas comerciales de la ciudad, en estado de coma inducido tras el cierre de las históricas salas Valle-Inclán en fechas tan recientes como tristes, con la XXVII edición del Festival Internacional Cineuropa, la consellería de Cultura de la corporación compostelana vuelve a revalorizar la impronta del cine de autor, parajódicamente en tiempos de vacas flacas y presupuestos recortados por el ministerio del señor Wert.

cineuropa

¿El porqué? Cineuropa es un proyecto asido con la fuerza del hierro forjado al bagaje cultural compostelano y a su ideario colectivo desde hace casi tres décadas. Tan arraigado está al nombre de la ciudad como su categoría de símbolo de vanguardia reconocida.

Compostela y Cineuropa son un matrimonio bien avenido que ya han cumplido sus bodas de plata. No es posible imaginar la disociación entre ambos al igual que no puede darse el caso de llegar a entender Compostela sin este festival ni el festival sin sus salas, las de más solera que Santiago le brinda: el Teatro Principal, el Salón Teatro —renovado y rescatado de la ruina hace unos años para acoger ad hoc los pases de este certamen— así como las salas nobles del Auditorio de Galicia y del Centro Galego de Arte contemporánea.

No repercute mucho más allá sin embargo, ni parecen haberse afanado los organizadores alguna vez por darle mayor difusión fuera de las piedras de las rúas compostelanas. No hay propuestas de cine comercial. Tampoco grandes estrellas del celuloide americano. Cineuropa no despliega alfombras rojas. El festival es, durante un mes, un foro de  acercamiento entre creadores y espectadores. Cineuropa entabla un diálogo íntimo y directo entre el aforo de la sala y  los autores de filmes y cortometrajes presentados tanto a Sección Oficial como en retrospectivas, ciclos y homenajes. No hay focos ni lentejuelas, tampoco grandes aspavientos mediáticos. Sólo cine.

Este año, entre los más de 200 títulos, 19 europeos son los que se presentan a la Sección Oficial.

La jalousie 2

Como estreno absoluto en España, el festival dirigido por el reconocido crítico de cine José Luis Losa, proyectará en los próximos días La Jalousie de Philippe Garrel, la premiere de Tom à la ferme de Xavier Dolan —premio de la crítica en Venecia— o, entre otros, Stray Dogs, como esperado regreso a la pantalla grande del malayo-taiwanés Tsai-Ming-Liang y Gran premio del jurado del festival de Venecia en 2013.

En sección oficial compiten Jeune et Jolie de Fraçois Ozon, Camille Claudel, 1915 de Bruno Dumont, L´inconnu du lac de Alain Guiraudie o La Grande Bellezza de Sorrentino. For those who can tell no tales, de Jasmila Zbanic; la georgiana Grzeli nateli dgeebi (In Bloom) de Nana Ekvtimishvili; La Herida de Fernando Franco; La Por (El miedo), de Jordi Cadena; Le week-end de Roger Mitchell, Concha de Plata al mejor actor en San Sebastián: Jim Broadbent; Les Salauds (Bastardos) de Claire Denis; Mon âme par toi guérie (Mi alma para ti curada), de François Dupeyron; Paradies: Hoffnung (Paradise: Hope) de Ulrich Seidl;  la ganadora del Oso de Oro de Berlín, la rumana Child´s Pose (Pozitia copilului) de Calin Peter Netzer; procedente también de Rumanía, The japanese dog, de Tudor Cristian Jurgiu; lo último de Bertrand Tavernier con Quai d´Orsay; la belga The broken circle breakdown (Alabama Monroe) de Felix Van Groeningen; Tots volem el millor per a ella de Mar Coll; o la ganadora en Rotterdam, la eslovaca  My dog killer de Mira Fornay, completan el plantel.

Transtornos mentales, dilemas maritales, violencia balcánica, prostitución, neofascismo, xenofobia, homosexualidad, decadencia burguesa, matonismo, abusos parentales y psicodramas familiares son las capturas sociológicas con las que el cine europeo radiografía a sus propias sociedades.

De las 19 en sección oficial a las casi 200 películas que proyecta el festival, cuyos homenajeados son este año el actor José Sacristan, la polifacética y políglota María de Medeiros y Albert Serra, hay mucha tela que cortar.

Póster de Història de la meva mort

Sólo miren el cartel del rendido homenaje al cine italiano del siglo XX en la sección «Creo en Italia… mais che vale! El novecento italiano en 60 películas». O el «Panorama Internacional», con otros 11 títulos, entre ellos, la muy polémica Heli del mexicano Amat Escalante, elegido mejor director en Cannes o la venezolana Pelo Malo, Concha de Oro en San Sebastián. Destacable también es el «Foco Dan Sallit» con tres de los filmes del recién descubierto director americano en el festival de Rotterdam a través de su película The unspeakeble act.  

Dignas de mención son además  las secciones «Foco Chile», con siete proyecciones, Foco Olivier Assayas, Foco Dreileben y la Escuela de Berlín; Micatlántica; Docs-Cineuropa; Contraculturas: Fantastique Compostela; Panorama Audiovisual Galego; el ciclo «J.F.k. CameLot, cincuenta anos despois», con 19 filmes sobre el asesinato del malogrado presidente, además de dos recuerdos que el certamen jamás dejaría escapar: José Luis Borau, premio Cineuropa 2000, con la proyección de Furtivos y Bigas Luna, premio Cineuropa 2003 con Bilbao para, finalmente, rematar la edición de este año con la mítica «Maratón nocturna» que clausura las proyecciones de la última noche del festival, esa que mantiene en vilo y en vela a los espectadores durante la noche entera y sin descanso, alimentados sólo a base de cine, esta vez  de la mano de Alligator (La bestia bajo el asfalto), Halley, Klip (CLIP), La carne cruda, La Horripilante bestia Humana, Mr. VaMPire, No tiene gracia, Un borghese piccolo piccolo (Un burgués pequeño, muy pequeño) y la siempre esperada y enigmática película sorpresa.

Por último, en la sección musical que acompaña al festival y como broche de oro, la figura homenajeada de este año no es otro que Bob Dylan, con la proyección de varios documentales sobra su vida y obra en escena, a través de un recorrido por conciertos, festivales y entrevistas al músico de Minnesota. María de Medeiros, la chica Tarantino, presentará su disco protesta con temas de Caetano Veloso, Gil Gilberto o Chico Buarque en homenaje a los grandes de la Bossa Nova y las escenificaciones musicales de la Real Filharmonía homenajearán en esta ocasión, al cine argentino para poner además, la banda sonora a La comedia según Harold Lloyd. Oferta, difícilmente mejorable. ¿No creen?



One Comment

  1. […] Fue la película de clausura de Festival Filmar en América Latina en Suiza, pasó también por Cineuropa en España, el Festival de Goteborg y el Festival de […]

Deja un comentario