Paula (Eugenio Canevari)

El cine independiente argentino ha demostrado, en los últimos tiempos, ser muy exploratorio de formas narrativas, ofreciendo productos novedosos, aunque no de corte comercial. El mensaje de fondo llega a ser más importante que la forma de la producción en esta corriente.

Paula

Esta tendencia fílmica ha basado sus argumentos en hechos que suceden en la vida de las personas comunes, contándolos de una manera espontánea con el fin de darle un contexto muy realista. Crea, para el efecto, un guión que viabilice el uso de un montaje especial que conduzca a la historia por un premeditado estilo narrativo.

Paula es precisamente uno de estos productos. Todo el trabajo de la película está encaminado a enfocar la vida de una chica (que lleva el mismo nombre del título), que labora como niñera en una familia acomodada que habita en el campo. Ella se encuentra embarazada y busca una respuesta de quien aparentemente sería el padre de la criatura, aunque de manera paralela investiga mecanismos para ocultar y evitar su estado.

La cinta no posee sobreactuaciones, hay pocos diálogos y tiende a la inexpresividad de la actriz principal. Se pretende así demostrar que hay dramas de la vida real que los sufre en silencio. Paula establece la existencia de personas que no pueden delatar sus emociones o reclamar derechos, porque su cultura los ha bloqueado o el entorno social en el que se desenvuelven no les presta el apoyo necesario, y más bien se torna hostil ante su situación.

Paula es el reflejo de esa clase social que ha quedado rezagada, discriminada o resignada a sólo poder acceder a determinadas oportunidades de trabajo. Su auto-sentido de la marginación hace que habite en un espacio silencioso, en el que es difícil descifrar sus conversaciones consigo misma, y no se sabe si en su interior recrimina a los hombres, cuestiona a sus patrones, maldice su vida, si tiene alguna esperanza, o si, pese a las situaciones, se siente tranquila o feliz. No se sabe nada, su angustia es de ella y no la exhibe ni desea compasión.

Paula

Paula es la opera prima de Eugenio Canevari, un nuevo director partidario de la libertad en la aplicación de ideas propias en una producción cinematográfica, que sustente una crítica a determinados aspectos.

Por su estética, la película se la puede catalogar como hiperrealista. No ahonda en detalles, todo fluye en una situación determinada de fácil comprensión y con un final hasta cierto punto ambiguo para que cada quién describa a Paula y su entorno. De manera intencionada, pero talentosa, Canevari dibuja en esta parte una serie de escenas del comportamiento burgués, donde en determinados aspectos se torna indispensable la ayuda de su empleada o niñera.

Filme con mucho silencio, porque la imagen y la historia en sí no requieren de una gran explicación verbal. El tema recae en los sentimientos, que son muy entendibles por todos los espectadores, así como en la muestra de determinadas conductas hipócritas de quienes usan o evaden a una mujer, de acuerdo a su conveniencia. Pero no queda ahí todo, en la película no se verá ninguna acción de reivindicación para Paula, ella también quedará expuesta para que el público juzgue si la considera una mujer valiente, ofendida, víctima, o todo lo contrario.

En esta película hay una mirada directa a la problemática del aborto y su carácter clandestino. La situación sociocultural y psicológica de Paula hace que recurra a aparentes profesionales de este oficio u otros con características más de hechiceros. A Canevari le es suficiente el empleo de un personaje misterioso de atención al público y de un método que raya lo primitivo para enfocar estos aspectos y dejar claro su desagradable alcance. Pero además, resalta el hecho de que a este drama humano hay que añadirle otro de carácter económico. El aborto tiene un precio costoso y el conseguir el dinero suficiente a tiempo no es más que un elemento adicional que aviva la tensión interna para suspender un embarazo no deseado, antes de que se note.

La cinta trata de ubicar a un determinado tipo de soledad. La situación de Paula hace que, de manera irremediable, el mundo de la ignorancia someta al de la sensatez.

Paula



Deja un comentario