Nuestra hermana pequeña (Hirokazu Koreeda)

La nueva película de Hirokazu Koreeda muestra cómo tres hermanas asisten al funeral de su padre, un tipo que varios años atrás las abandonó junto a su madre para rehacer su vida con otra mujer. Menos afligidas de lo que un duelo así exigiría, lo más importante para ellas es conocer a un nuevo miembro de la familia, su cuarta hermana Suzu Asano. Aunque ésta sea fruto de la relación que su padre tuvo con esta otra mujer, el trío de hermanastras no parece dar importancia al tema, sobre todo tras descubrir que fue Suzu quien cuidó del progenitor en el hospital hasta que la enfermedad terminó por trasladarle a otra vida.

Nuestra hermana pequeña (Umimachi Diary) sigue las pautas básicas del estilo de un Koreeda que nuevamente dirige su mirada a las mujeres, que en este caso son cuatro hermanas de caracteres muy diferentes. Sachi, la mayor, tiene un alto grado de la responsabilidad y se muestra como una buena persona, aunque algo austera. Muchas veces se enfrenta con Yoshino, que hace gala de un comportamiento radicalmente distinto: es rebelde, le gusta la buena vida y nunca pierde la oportunidad de decir lo que piensa. Chika es de un espíritu más alegre, casi bromista, nunca da la impresión de enfadarse. Suzu Asano, la hermana pequeña, parece haber heredado el buen corazón de la mayor y está llena de vida, como bien demuestra a través de sus dotes futbolísticas.

nuestrahermanapequena01

El cineasta japonés traza una cinta reposada, inocente, cercana, que hace gala de una extraordinaria sensibilidad. Es un trabajo típicamente nipón, que muestra el lado más puro de la vida a través del retrato de una familia similar al que ya filmara en películas como Still Walking. Sin embargo, Nuestra hermana pequeña pasa por ser mucho más optimista, ya que el guión se aleja en sus líneas principales de cualquier ínfula pesimista. Ésta queda reservada para algunos personajes secundarios sobre los que Koreeda sí que ofrece el lado más amargo del parentesco familiar, que se produce habitualmente con el egoísmo y con la pérdida de interés por los que nos rodean, además de algo bastante menos controlable como es la enfermedad y el posterior fallecimiento. Con semejantes características, podría parecer que Koreeda quiera bailar al son de Yasujiro Ozu por momentos, pero lo cierto es que varios detalles en forma y fondo terminan por alejarle del director de Cuentos de Tokio. En el fondo, nombrar a Ozu en un análisis sobre una película japonesa de este estilo ya parece una absurda redundancia, por lo que nos abstendremos de seguir insistiendo por esta vía.

Si algo se le puede echar en cara a Koreeda es que en la segunda hora de película diluya bastante la narración hasta que sea inevitable desengancharse un poco de la vida de las cuatro hermanas. Pero esta circunstancia no es gratuita, ya que lo que pretende el japonés es ir narrando el día a día como si fuera la realidad misma, sin necesidad de recurrir a dramatismos. En este sentido, quizá el mayor “pero” sea, paradójicamente, la buena intención del cineasta a la hora de captar a las cuatro hermanas por igual, cuando realmente los personajes de Yoshino y de Chika –sobre todo este último– carecen del interés que suscitan la hermana mayor y la pequeña. Eso sí, en absoluto se puede decir que todo lo que rodea a aquellas dos sea insulso, ya que se nota en cada escena cómo Koreeda consigue que la película avance de manera natural.

nuestrahermanapequena02

Cotidianidad y femineidad se dan la mano en Nuestra hermana pequeña, una película que parece hecha para todos los que gustan (gustamos) del estilo de vida japonés. Koreeda completa con éxito un nuevo proyecto en el que vuelve a reivindicarse como cineasta sin abandonar un ápice las virtudes que definen su obra, hecho que desde luego no va reñido con la calidad de la misma. Porque Nuestra hermana pequeña se alza como un relato familiar en el que la cristalina personalidad de sus protagonistas hace que lo alegre del film no actúe como contrapeso de su mensaje, sino que lo refuerza hasta el punto de que, llegados los créditos finales, sea difícil decir adiós a Sachi y sus hermanas.

nuestrahermanapequena03



Deja un comentario