Bird People (Pascale Ferran)

Bird People, Entre el realismo documental y el vuelo fantástico

Un ingeniero informático estadounidense decide cambiar radicalmente el curso de su vida. Una joven auxiliar de limpieza de un hotel parisino ve su existencia tambalearse como consecuencia de un acontecimiento sobrenatural. Bird People, largometraje de la realizadora Pascale Ferran, seleccionado en la categoría Un Certain Regard del Festival de Cannes, planea a medio camino entre el naturalismo y la fábula social.

espaldas-620x310

Rodada entre Paris, Dubái y Estados Unidos, los personajes transitan espacios impersonales y cotidianos que acentúan su aislamiento. Las ventanas de las habitaciones del hotel Hilton de Paris, situado en tierra de nadie y limítrofe con el aeropuerto Charles de Gaulle, dejan ver los aviones como metáfora de vuelo y única salida. Si bien el inicio de la película recuerda a la ficción Gare du Nord de Claire Simon; de forma gradual, la realizadora Pascale Ferran se aproxima a la voz interior de los pasajeros y deja atrás el estilo documental.

bird-people-portada

Este trayecto al trabajo, como sinfonía de la triste realidad de lo cotidiano, descubre la voz singular de Audrey (Anais Demoustier), una joven soñadora que trabaja limpiando habitaciones en el hotel para pagar sus estudios. Por su parte, Gary (Josh Charles) es un hombre de negocios que se pertrecha en su habitación de hotel tras un ataque de ansiedad. Arquetipo de Peter Pan, Gary intenta desvincularse de su vida profesional y personal, con un ritmo y un estilo irregular, que contrapone el silencio de la habitación con agotadoras conversaciones a distancia.

A Gary la vida que se le antoja muerte y se siente «un trozo de azúcar que se disuelve en el fondo de una taza». Este pesimismo y la necesidad de ambos personajes por alcanzar una ruptura radical, hacen temer un punto de inflexión dramático al estilo de Le Petit Lieutenant, en el que Guillaume Bréaud es también guionista. En el punto medio de la película, a partir del vuelo nocturno que ofrece Space Oddity de David Bowie, Pascale Ferran propone al espectador dejarse llevar en un vuelo onírico que rasga el relato por la mitad y transita entre la observación sociológica y el cuento maravilloso.

En este vuelo, Audrey obtiene respuesta a sus miradas y a su deseo de establecer un vínculo con los demás. Espía a los huéspedes del hotel y conoce al dibujante japonés, que será el primero en verla y en retratarla. Se trata de una escena cargada de poesía, un intento de la cineasta por reducir el metraje a la esencia de su fotograma. Parece vincular la mirada de Pascale Ferran con los dibujos de Akira (Taklyt Vondara), en el intento de ambos por captar la esencia y la verdadera naturaleza de sus modelos.

bird-people-2

La película aporta también una mirada al sector servicios que abastece a las grandes urbes. Este sector aparece retratado como un elenco de fumadores desechables, que fuman cigarros al unísono para acompañar sus reflexiones taciturnas y para mitigar la soledad de toda una clase trabajadora. Simon (Roschdy Sem) es el recepcionista del hotel, tiene un trabajo indefinido pero no puede acceder a una vivienda digna y se ve en la necesidad de dormir en un descampado a pocos kilómetros del hotel en el que trabaja.

Asistentes de la limpieza sancionadas por su olor corporal, omnipresentes horas extras no retribuidas, jornadas abusivas… Audrey parece una revisión del manido arquetipo de Cenicienta. El personaje femenino recupera su identidad y su voz cuando conoce a Gary y grita en medio del salón del selecto hotel parisino. Sin embargo, Pascale Ferran, autora también de Lady Chatterley, ya ha sembrado la idea, quizás uno de los grandes aciertos de este film híbrido, de que existen personajes secundarios como el recepcionista Simón, que no siempre tienen la suerte de ser descubiertos y mucho menos recordados.

bird-portada-

Un comentario sobre “Bird People (Pascale Ferran)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *