Vindicare | Golpe por golpe (Steve Carver)

Golpe por golpe

San Francisco, una noche lluviosa. Durante un intento de redada en un callejón, los policías y amigos Dave Pierce y Sean Kane son disparados por los traficantes que pensaban detener gracias al soplón que les ha delatado. Tras perder la vida acribillado y entre llamas el primero, su colega Kane jura vengarlo aunque para hacerlo tenga que renunciar a su placa y al arma reglamentaria de policía. Una vez fuera del cuerpo, el antiguo agente se toma la justicia con sus propias manos y piernas.

Golpe por golpe es la traducción libre del título original An eye for an eye (ojo por ojo) que se adapta mejor a su argumento dentro de los populares films de acción y venganza de los años ochenta. El principio nos presenta con pocas pinceladas a dos oficiales de policía en la estela de los personajes de French Connection o los por entonces famosos Starsky y Hutch, pura esencia del policíaco de los setenta. Lo que comienza como un film criminal de aquella época da paso a una intriga que resulta un poco previsible en sus enigmas aunque esté narrada con la suficiente convicción de motivar el interés en el público. Para conseguir esta atención por parte de los espectadores, el realizador Steve Carver dirige con la certeza tener un guión que  no es redondo, pero que sabrá manejar con las herramientas narrativas de la serie B. Sin necesidad de indicar mediante rótulos la ciudad donde se sitúa la trama, sino por las localizaciones con el puente del Golden Gate en el horizonte y otros escenarios cercanos al puerto, ya nos sitúa en San Francisco. Decorados como la casa y el pequeño muelle aledaño del protagonista están bien explicados con una par de entradas y salidas de aquél espacio por parte de Sean Kane. Del mismo modo, otros lugares decisivos como la mansión del malvado Morgan Caunfield, presidente de un canal televisivo encarnado por el mítico Christopher Lee, son espacios que se muestran con la suficiente claridad para que después seamos capaces de seguir la evolución de los personajes por esas estancias.

Golpe por golpe-1

Esta exposición narrativa directa, sin más florituras que algún flashback breve en forma de pesadillas de Kane, acopladas en una narración lineal sin saltos temporales, permiten que la historia fluya con ritmo, salvando algún intento de secuencia romántica de poca importancia. Tal vez sobra ese tono algo televisivo en un desarrollo que separa los giros argumentales como si fueran pasos a publicidad, del mismo modo que se hacía en las series y telefilmes de entonces. Pero en estos casos el corte se soluciona con alguna lucha, que para eso la estrella es un campeón auténtico en artes marciales.

Eran unos años de transición genérica en los que el cine comercial norteamericano criminal venía de una edad de oro adulta con grandes films como los de William Friedkin, Sidney Lumet, Arthur Penn, Robert Altman, Martin Scorsese y Brian de Palma entre otros. De aquellas obras maestras, en muchos casos, provienen dos corrientes que marcarían los años ochenta. Una que continúa hoy, algo menos activa pero todavía funcionando que es la película de colegas, las denominadas buddy movies. Y por otra parte existía la vía de los vengadores solitarios encabezados por Charles Bronson, un tipo de personaje al que se sumarían otros como los de Stallone, Schwarzenegger y por supuesto Chuck Norris. En el año 1981 Norris era todo un referente en el mundo de las artes marciales, capaz de conseguir lo más difícil para la mayoría de los mortales. Levantar la pierna con ángulos de casi de ciento ochenta grados. Lanzar patadas en cualquier dirección mediante giros imposibles. O repeler a sus oponentes con golpes rotundos y certeros de brazos y manos. Sin embargo le resultaba más difícil lograr lo que a cualquier actor profesional, es decir, usar el gesto apropiado para expresar sus sentimientos, entonar bien los diálogos o sonreír. A favor de Norris podemos añadir que por entonces resultaba más expresivo de lo que le ha impedido su estirado rostro con el paso de las décadas.

Golpe por golpe-2

Golpe por golpe se ve bien porque es una producción solvente, sin más pretensiones quizás que lograr alguna secuela. Una película muy representativa de este cambio de época en el cual el cine de acción tal como se conocía, sería enterrado por héroes de corte fascista como Rambo o incluso el mismo Braddock, interpretado por Chuck otra vez. Con otros temerarios como el super aventurero Indiana Jones y sus aproximaciones. O el mismísimo robot ejecutor, vengador, y protector Terminator. Se nota por el tipo de historia que el personaje de Sean Kane era un intento de dar más trascendencia dramática a los detectives y agentes luchadores que solía interpretar Norris. Y el resultado en pantalla de estas intenciones son algunos chistes con poca fortuna y un par de momentos que no consiguen la intensidad suficiente. A pesar de esta búsqueda de seriedad y cierta contención a la hora de usar los métodos de lucha cuerpo a cuerpo, propios del intérprete tejano, el film desemboca en una secuencia final con acciones paralelas surcadas por tiroteos, fracturas corporales múltiples y un recuento de cadáveres que sonrojaría a los artífices del Delta Force. Un chute de auténtica diversión escapista.

Sin embargo, en el capítulo de logros se encuentran varios enfrentamientos con esos ralentizados característicos para poder observar en todo su esplendor los golpes y patadas propinados, dignos antecesores del efecto bullet time, tan usado en el cine de acción desde la industria oriental y The Matrix. Además de reunir un reparto de secundarios con el antes mencionado Christopher Lee, acompañado por Terry Kiser, Richard Roundtree y Matt Clark, actores secundarios reconocibles, que amortiguan con su eficacia la escasez de recursos interpretativos de la estrella. Y por supuesto lo más sorprendente es un enorme acierto involuntario, ya que Golpe por golpe sirve en varias secuencias y planos como inspiración directa, con plagio y sin disimulo, para Frank Debrin y sus investigaciones chapuceras en la serie Escuadrón de policía (1982) y la saga cinematográfica posterior iniciada con Agárralo como puedas.

Golpe por golpe-3



Deja un comentario