Under The Skin (Jonathan Glazer)

Under the Skin, la mirada sutil de una hormiga extraterrestre

Una mujer misteriosa seduce a hombres solitarios mientras inicia un proceso de autodescubrimiento en las carreteras de Escocia. Jonathan Glazer dirige la adaptación cinematográfica de Bajo la Piel (Under the Skin), la novela de ciencia ficción homónima de Michel Faber. El director, reconocido autor de videoclips como Karma Police de Radiohead o anuncios televisivos como Odyssey de Levi´s, afronta este tercer largometraje de ficción desde la perspectiva de Laura (Scarlett Johansson), que aporta una mirada alienígena y femenina sobre el mundo humano.

under-the-skin,-xosebouzas1

De la misma forma que los ojos delineados de Damon Albarn en el videoclip The Universal homenajean a Alex, el protagonista de La naranja mecánica (A Clockwork Orange); la mirada de Scarlett Johansson, cargada de matices, parece aunar otros tantos protagonistas del realizador inglés. Desde el propio descaro del cantante británico, hasta la discutible inocencia de Cameron Bright en Reencarnación (Birth), pasando por los ojos de aquel Surfer que permanecía expectante por una cerveza, en la laureada campaña de Guiness. En consecuencia, este filme se antoja el resumen de los diferentes universos que transita Jonathan Glazer y aúna el documental, la road movie y la ciencia ficción, con una sensibilidad plástica y un gusto por los símbolos icónicos, para explorar la realidad de nuestro mundo a través de la mirada extraterrestre.

Esta historia delicada y difícilmente clasificable adquiere su sentido cuando el espectador se permite disfrutar del viaje por las carreteras escocesas y lo entiende como una experiencia sensorial más allá del relato clausurado. Si bien la novela original es más explícita en algunos pasajes, pese a que al final de la proyección se escuchen comentarios como «no he entendido nada»; Bajo la Piel (Under The Skin) tiene esa extraña virtud de sugerir y transmitir sensaciones al espectador que quiera completar por si mismo sus significados. Pese al reclamo publicitario que suponen las escenas de desnudo de su protagonista, esta película no ha conseguido distribución en España aunque aporte algo más que la belleza de Scarlett Johansson. Trasciende la desnudez de la actriz para mostrar bajo su piel la esencia del personaje, representada finalmente en la fragilidad carbonizada de Antonia Campbell-Hughes.

under-the-skin,-xosebouzas2

Rodada en Londres y sobre todo en Escocia, la película fascina por la fotografía de los paisajes naturales, entre los que despunta la escena de la playa, tanto por su belleza como por su brutalidad. Desde el punto de vista subjetivo de Laura, se usa el teleobjetivo para enfatizar la distancia emocional entre el personaje y la acción. Se muestra con desapego el intento de solidaridad entre los humanos, que se enfrentan al paisaje escocés, a la fuerza el mar y a unas rocas que parecen imperecederas. Esta adaptación supone un recorrido hipnótico por diferentes escenarios gaélicos y ofrece la incómoda radiografía de un entorno social que muestra el lado oscuro de la naturaleza humana y de lo que pretende ser la esencia misma del hombre.

Así, el personaje de Adam Pearson, que participa en la película porque considera que el filme de ciencia ficción muestra un mundo real, afirma con desencanto «La gente no quiere verme. Son ignorantes». La protagonista parece dudar por primera vez de su cometido y responde «¿Cuándo fue la última vez que tocaste a alguien?», que se convierte en frase promocional del filme. Las cámaras ocultas que graban la acción simultáneamente desde diferentes ángulos, dentro de la camioneta que conduce Laura o en los altavoces de la discoteca, forman parte de la estrategia del director. Éste une en el mismo cuadro la actuación de Scarlett Johansson y las reacciones naturales de los espontáneos y de los actores no profesionales que participan también en el metraje.

under-the-skin,-xosebouzas3

En un género cinematográfico como el de la ciencia ficción, en el que pasar desapercibido es el mejor de los cumplidos, los efectos especiales de este filme destacan por su sobriedad. Efectos visuales, efectos digitales, maquetas, maquillaje, prótesis y todo un año de rodaje experimental recogido en los diez primeros minutos de la cinta. Se trata de la secuencia de apertura en la que Laura aprende a hablar y el espectador queda fascinado por la musicalidad rítmica de sus palabras. «NN-Nuh… NN-Nuh… NN-Nuh… No. F… Feel (siento)… Field (campo) Fill (lleno)… Filled (llené)… Filts (mentirosos)…» Laura desviste a continuación el cuerpo de Lynsey Taylor Mackay en un ciclorama blanco. Una suerte de neón publicitario que anuncia un cambio de turno en el ciclo del trabajo de las hormigas laboriosas, que serán sustituidas sin dudarlo si se acercan demasiado a las emociones más mundanas.

under-the-skin,-xosebouzas4

La banda sonora es sin duda la coprotagonista de este filme que aprovecha al máximo las más de 2000 horas de sonido ambiente grabado y seleccionado por Nigel Albermaniche, con la intención de acompañar la rica actuación de los personajes. Todos los sonidos utilizados, grabados íntegramente en Escocia y mezclados después de forma magistral por Johnnie Burn, conforman un montaje lleno de armonías, que evita el uso de la música hasta una hora después del inicio del metraje. Después de que Laura se embelese, al igual que sucede en la novela, con los dobladores de cucharas que aparecen en el televisor; suena por primera vez una canción en la silenciosa cocina del hombre que la recoge.

Laura descubre así los límites de su propia carnalidad, creada con el propósito exclusivo de cautivar a los hombres y de obtener alimento. Al igual que la hormiga que recoge con curiosidad del vientre desnudo de Lynsey en la primera escena, de la misma forma que los hombres-hormiga no sobreviven al apareamiento, Scarlett Johansson desenmascara su condición impuesta de insecto obrero. Ha sido modificada para convertirse en un espécimen de hembra estéril, al que se le niega la individualidad e incluso el propio sexo. Rebelarse contra la categoría impuesta llevará a la protagonista al ostracismo en un primer momento y, finalmente, cuando se revela su naturaleza, cuando retira la máscara que le protege, a la incomprensión y al sufrimiento infligido por quienes ostentan realmente la categoría infrahumana.

under-the-skin,-xosebouzas6



One Comment

  1. […] y ver las cosas a través de sus ojos. A nivel formal, creo que tiene ciertas similitudes con ‘Under the Skin‘, la extraordinaria cinta de Jonathan Glazer, en el sentido de que la belleza de las imágenes no […]

Deja un comentario