Un repaso al Lychee Film Festival

Respondiendo a una creciente demanda por parte de un público cada vez más informado y diverso, en los últimos años han proliferado un gran número de festivales, centrados en todo tipo de géneros, cinematografías nacionales o formatos. La oferta, especialmente en las grandes ciudades, es más que amplia, y no hay mes en que no haya una muestra o festival dedicados al audiovisual en general y al cine en particular.

Así, en Barcelona y alrededores, se han sumado al clásico Festival de Sitges propuestas tan interesantes como el D’A, el DocsBarcelona, el In-edit o el Mecal, por citar solo algunas recientes. Otros festivales nacen con objetivos más humildes, más como una manera de acercar películas cuyo estreno en salas comerciales o en festivales grandes se hace muy difícil. Ese es el caso del Americana, con dos ediciones, un festival que se ha consolidado ofreciendo películas independientes de Estados Unidos, o del Lychee Film Festival, que arranca este año, y que durante una semana nos brinda la posibilidad de ver en pantalla grande algunas de las obras más interesantes del cine chino contemporáneo.

En su primera edición, el Lychee Film Festival apuesta por uno de los géneros propios del cine chino más conocidos: el wu xia o el cine de kung fu. El festival ofrecerá una retrospectiva sobre el director Xu Haofeng, uno de los grandes revitalizadores del género, con películas como El maestro, El arquero o La identidad de la espada. También se proyectarán otras obras wu xia contemporáneas como Hermandad de espadas (Lu Yang, 2014) o Kung Fu Hustle (Stephen Chow, 2004), además del influyente clásico de King Hu A touch of Zen.

Más allá de la temática central de la muestra, el Lychee Film Festival también cuenta con una variada sección oficial, en la que se proyectarán siete películas y dos documentales actuales. Entre las propuestas más interesantes encontramos la última película de Zhang Yang, Soul on a String, o la mejor película en el último festival de Taipei, Agosto del joven director Zhang Dalei. Otras películas a destacar son la tibetana Tharlo, de Pema Tseden, una película intimista con toques surrealistas rodada en blanco y negro, o el thriller de Xin Yukun En lo más hondo del corazón, premio revelación en el Festival de Venecia 2014. Completan la sección oficial Blind Massage, de Lou Ye, Kaili Blues, de Bi Gan, Chongqing Hot Pot de Yang Qing y los documentales Aquí hay un mañana, de Fan Jian (premio deljurado en el IDFA 2016), y Los van Gogh de China, de Yu Haibo.

Las proyecciones, divididas entre los cines Texas, Phenomena, la Filmoteca de Catalunya y les Cotxeres de Sants, empezarán el día 15, con el estreno de El maestro, y se prolongarán hasta el próximo día 21 de septiembre. Sin embargo, el festival empieza un día antes, con una charla sobre el cine wu xia, a cargo de los profesores de la Universitat Pompeu Fabra Manel Ollé y Ricard Planas, y otra sobre la ceremonia del té, ofrecida por Yuan Jingjing, cofundadora de la tienda Tetere. Además de ésta, el Lychee Film Festival también organiza otras actividades paralelas, como charlas, un cóctel abierto a periodistas y profesionales y una muestra de cortometrajes de animación en la Casa Batlló el día 17.

Para más información, visitad su web oficial.



Deja un comentario