Un repaso al BCN Film Fest 2018

El cine se ha relacionado con la literatura prácticamente desde sus inicios, cuando dejó de ser un espectáculo de variedades más y empezó a buscar aquello que el teatro y la novela podían ofrecer: unos personajes, unos decorados y una trama dramática. Con ello, perdió un gran número de posibilidades, pero también ganó otras, como la capacidad de convertirse en el medio más importante del siglo XX para contar grandes historias.

Ya hace tiempo que las grandes adaptaciones literarias no tienen el tirón de antaño, por una parte porque la novela y el teatro más interesante busca una innovación formal que la hace difícilmente adaptable al cine, por otra las editoriales y los estudios buscan el máximo beneficio con el menor riesgo. Aun así, sigue habiendo un gran número de obras literarias que son llevadas a la gran (o a la pequeña) pantalla, enriqueciendo sus matices y atrayendo a un público bastante amplio.

Con la idea de aprovechar el tirón de la literatura, especialmente alrededor de Sant Jordi en Barcelona, nació el año pasado el BCN Film Fest, un festival que apuesta por películas relacionadas, en un sentido amplio, con la literatura o la historia. Encontramos así films que ya han pasado por varios festivales internacionales, y que por sus características (biopics, adaptaciones, recreaciones históricas…) encajan muy bien con el ambiente del día del libro.

Organizado por los Cines Verdi, se trata de un festival con una selección muy amplia y con un espíritu popular. En su sección oficial, encontramos 12 films muy variados: algunas películas históricas y adaptaciones literarias, así como varios biopics. Entre ellos habría que destacar Film Stars Don’t Die in Liverpool, de Paul McGuigan, basada en las memorias del actor Peter Turner, así como Chappaquiddick, sobre un polémico episodio en la vida de Ted Kennedy. Otros films interesantes son la sueca Borg/McEnroe, sobre el enfrentamiento entre ambos tenistas, y Los héroes de Gwangju, del coreano Jang Hoon.

Además de la sección oficial, el festival también organiza algunas interesantes secciones paralelas. Cinema amb Gràcia ofrece algunas comedias populares contemporáneas, como la francesa Mi familia del norte, la española El mejor verano de mi vida o la argentina El fútbol o yo. La sección Zona Oberta, tal y como su nombre indica, es un cajón de sastre donde intervienen varias películas sin demasiada relación entre sí. Sin embargo, es aquí donde encontramos tres de los films a priori más interesantes del festival: Caras y lugares (con la presencia de su directora, Agnès Varda) El malvado zorro feroz (última obra de animación de Benjamin Renner) y la última película de Elena Trapé, Les distàncies.

Por último, el festival ofrece también una fantástica oportunidad de ver algunos de los mejores films de Ingmar Bergman en la pantalla grande, como Fresas salvajes, Sonata de otoño o El séptimo sello. Las secciones que completan el festival son Art i cinema, con tres documentales sobre arte, y la sección Homenatge, con dos clásicos como El vuelo de la paloma y El cartero (y Pablo Neruda).



Deja un comentario