Train to Busan (Yeon Sang-ho)

La película se inicia en mitad de la nada, donde una furgoneta atropella a un ciervo. El conductor al ver al animal muerto en mitad de la autopista, huye dejándolo allí. En cuestión de segundos, el ciervo se levanta, recobrando la vida por arte de magia, eso si con una obnubilada y perdida mirada.

Seok-Woo (Gong Yoo) es un padre divorciado con la tutela compartida de su hija Soo-An (Kim Su-An), que cuida junto a la abuela. Seok es un gestor de fondos y esta totalmente absorto en su vida laboral, descuidando por completo a la familia. Es el cumpleaños de la pequeña, y lo que mas desea es reunirse con su madre, que vive a 453 Kms en la ciudad metropolitana de Busan. Tras la insistencia de Soo, Seok accede a llevarla en tren. Toman a la mañana siguiente un KTX (Korean Train Express) en una estación en Seúl.

Train to Busan

Segundos antes de que cierre las puertas el tren, una joven (Shim Eun-Kyung) accede in extremis hasta uno de los vagones, donde yace tirada en el suelo con una horrible herida en su pierna derecha. Parece que se ha desmayado, pero cuando va a socorrerla una azafata del tren, ya se ha convertido en zombie. Ello, junto a las noticias que se están divulgando en las pantallas de los convoyes acerca de misteriosos altercados en todo Corea, hace que los pasajeros y el personal de abordo, entren en un completo estado de shock. El pánico se apodera de todos los viajeros y la infección zombie se extiende sin miramientos; mordisco a mordisco, vagón tras vagón.

Todo ello, le da a la trama argumental un cierto aire que hace que se generen vínculos y sentimientos entre los supervivientes del tren, ahora no sólo se centran en el padre y la hija, si no que en la narración se verán envueltos Sang-Hwa (Ma Dong-Seok); un hombre de complexión gruesa, amable y bonachón, junto con su adorable esposa embarazadísima Sung Kyung (Jung Yu-Mi); Young-Gook (Choi Woo-Shik) un jugador de béisbol de un equipo estudiantil y Jin-Hee (Ahn So-Hee) una animadora del mismo equipo y enamorada de Young-Gook; Yong-Suk (Kim Eui-Sung) un egocéntrico y poderoso director de operaciones de una empresa de autobuses, cuya constante actitud de desprecio por la vida humana dará más de un disgusto a varios de los personajes secundarios; un vagabundo que viaja de polizón (Choi Gwi-Hwa), y que vaticina lo que va a acontecer de seguir todo así, diciendo y repitiendo, como un profeta, la frase «todos muertos»; las adorables hermanas In-Gil (Ye Soo-Jung) y Jong-Gil (Myung-Sin Park), dos ancianas que hasta cierto punto tomarán la justicia por su mano; el valeroso asistente de tren Ki-Chul (Jang Hyuk-Jin) que tendrá un cierto papel de relevancia en la película, y el conductor del tren (Jung Suk-Yong) que deberá afrontar la atípica situación, sin cavilar demasiado en sus acciones, y sin dejar de luchar contra la horda zombie hasta destino (Busan) lugar donde se cree que la epidemia no ha llegado. Todo hace presagiar que será un viaje movido.

Train to Busan

En cuanto a estética zombie, los impresionantes efectos especiales, el maquillaje y hasta la forma de moverse de los individuos infectados, como son la formación de montículos y pirámides humanas, cuando por ejemplo se agolpan en la estación de tren, o arrastran a la locomotora en plena fuga, me recuerda mucho a Guerra Mundial Z (2013) de Marc Forster.

La historia del tren y lucha por la supervivencia, me traslada hasta Snowpiercer, del mismo año que Guerra Mundial Z, del coreano Bong Joon-ho.

Train to Busan es una película que no innova en cuanto a la temática, aunque si lo hace en el aspecto humano, mostrándonos lo mejor y lo peor del genero humano, como la desesperación nos lleva a ser solidarios o por el contrario somos simple instinto de supervivencia.

Sus 118 minutos de acción continua, no hace que perdamos detalle de todo lo que acontece en ese terrorífico tren. La película, a pesar de contar con los vagones como escenario principal, no se hace ni monótona ni pesada, es mas, la viveza de los personajes y el ingenio para no ser atacados, hacen de esta cinta puro entretenimiento.

Train to Busan

No quiero acabar este escrito solo destacando todo lo que nos aporta esta película a nivel fantástico y de trama argumental. Comentar aquello que el director hace hincapié de forma sutil en varias escenas, donde muestra una cierta critica a la perdida de valores morales de sociedad actual. Como ejemplo tomo la escena en que están padre e hija en plena jauría humana, y el padre riñe a su primogénita por ceder su asiento a una anciana mujer. O bien, Yong-Suk, el poderoso magnate, que usa de escudo humano a más de una persona para huir de situaciones comprometidas con el simple hecho de salvarse de la infección, sin tener un ápice de solidaridad o piedad hacia la vida de los demás.



Deja un comentario