En tierra extraña (Icíar Bollaín)

La cineasta madrileña Icíar Bollaín, autora de dos de las películas más destacadas en la filmografía nacional de lo que va de siglo como Te doy mis ojos y También la lluvia, dirige y escribe En tierra extraña, documental sobre un grupo de inmigrantes españoles en Edimburgo. Una emigración que no se realizó por placer, sino en busca de un trabajo que en nuestro país era casi imposible de obtener, por desgracia. La crisis económica que desde 2008/2009 lleva masacrando el empleo en España es, por tanto, el epicentro de una obra cinematográfica que con una muestra simple intenta desgranar las consecuencias que el impacto de la crisis ha tenido en el mundo laboral español.

De primeras, hay un hecho que a los más observadores no les pasará inadvertido y que sintetiza sin quererlo uno de los principales mensajes que intenta dar el documental: pequeños detalles como la apariencia del Facebook o los carteles de películas en autobuses y marquesinas que indican que el rodaje de la obra se debió realizar allá por la primavera-verano de 2013, esto es, hace más de un año. Y sin embargo, absolutamente todo lo que dice el documental sigue a la orden del día con igual o mayor fuerza que entonces. Es decir, la destrucción de sueños y metas en la vida que los recién titulados tuvieron algún día sigue siendo imparable.

La gente que Bollaín nos enseña en su película es muy heterogénea: hombres o mujeres, jóvenes o adultos de mediana edad, universitarios de ciencias o de letras, personas con experiencia o sin experiencia, con dominio del inglés o sin idea alguna acerca del idioma… Pero todos con el nexo común de haberse visto forzados a tomar un vuelo con destino a Edimburgo, la capital de Escocia, y no precisamente para trabajar de lo que habían estudiado. Restaurantes de comida rápida, hoteles, cocinas, aseos o incluso domicilios son el lugar de trabajo de universitarios que preparan alimentos, planchan la ropa o friegan los suelos, todos trabajos muy respetables pero que tienen poco o nada que ver con la materia a la que destinaron años de su vida. Lo que podría parecer un infernal suplicio, para algunos es todo lo contrario: gente que se siente más valorada trabajando allí en esos puestos que ejerciendo en España su verdadera profesión.

entierraex31

En tierra extraña es, por tanto, la radiografía a una escala concreta de varios de los males de un país que en más de un lustro todavía no ha sabido/podido salir del agujero. Con mucho tino, Bollaín intercala las palabras de los emigrantes protagonistas con una especie de discurso teatral llevado a cabo por el actor Alberto San Juan en la que repasa muy brevemente la historia de España en el plano político-económico internacional desde la época franquista hasta la actualidad, y en la que se dejan entrever varias de las causas que han conducido a tan nefasta situación. Una nada sutil pero efectiva crítica a los antiguos políticos de nuestro país que, cualesquiera fueran sus ideologías, pusieron cada uno su granito de arena para que llegáramos a este punto.

Si bien las ideas quedan perfectamente claras y la ejecución, pese a tornarse algo repetitiva por momentos, también resulta impecable, sí termina siendo algo más descafeinado el pasaje central que Bollaín intenta situar como conductor del relato; la recogida de guantes perdidos en el suelo por las diversas calles de Edimburgo a través de los que se intenta realizar una metáfora sobre los sentimientos de ese grupo de inmigrantes, un mensaje que no acaba de resultar del todo satisfactorio y que prácticamente no altera la idea central de la película, por lo que no sería una maldad tacharlo de prescindible.

Pese a estos pequeños deslices, En tierra extraña es uno de esos documentos audiovisuales que bien merece la pena visionar, ya que en poco más de una hora nos ofrece una de las caras amargas de la crisis desde una perspectiva más sentimental que práctica, y sin duda será una de esas muchas obras a recopilar para que en un futuro podamos recordar cómo fue este oscuro período de nuestro país.

entierraex32



Deja un comentario