Breves apuntes previos al Festival de San Sebastián 2018

Después de las polémicas declaraciones de Alberto Barbera, director del Festival de Venecia, amenazando con dimitir si se impone cualquier tipo de cuota de representación de mujeres cineastas en su festival, parece necesario celebrar el compromiso del Festival de San Sebastián en relación a las medidas que diferentes certámenes cinematográficos como Locarno o Cannes están tomando para luchar contra la infrarrepresentación de obras creadas por mujeres en sus programaciones. En esta 66ª edición del Zinemaldia tendrá lugar la firma de la Carta por la Paridad y la Inclusión en el Cine, impulsada en España por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA). A través de esta iniciativa se llevará un registro estadístico desagregado por género de las películas enviadas al festival y de las seleccionadas, además de comprometerse por la paridad en la composición de los comités encargados de la programación del festival. Un punto positivo para neutralizar el sesgo de género existente al valorar el trabajo de las directoras, pero que a priori sigue siendo insuficiente si no se toman otras medidas más agresivas que compensen la clara situación de desigualdad de la que se parte.

El Presidente del Jurado Internacional encargado de entregar los premios principales a las películas en competición dentro de la Sección Oficial es el director, guionista y productor estadounidense Alexander Payne (Election, 1999). Junto a él participarán en las deliberaciones la directora de fotografía barcelonesa Bet Rourich (Blog, Elena Trapé, 2010), la productora de cine y televisión islandesa Agnes Johansen (colaboradora habitual del también director Baltasar Kormákur), el actor argentino Nahuel Pérez Biscayart (120 battements par minute, Robin Campillo, 2017), el cineasta y escritor rumano Constantin Popescu (Pororoca, 2017) y la actriz española Rossy de Palma (reconocida internacionalmente y en especial por su participación recurrente en la filmografía de Pedro Almodóvar). Los premios Donostia se entregan este año como reconocimiento a la trayectoria del director japonés Hirokazu Kore-eda, al actor estadounidense Danny DeVito y a la actriz británica Judy Dench.

Y como no se puede dejar de lado el compromiso con una justa participación en el festival, es necesario resaltar que la inclusión de films dirigidos por mujeres en Sección Oficial dista mucho de ser equitativa, pero sí tienen una visibilidad apreciable y más teniendo en cuenta el renombre de algunas de las autoras presentes. Por un lado la última película de Claire Denis (High Life), una propuesta de ciencia ficción espacial protagonizada por Robert Pattinson. Además, Valeria Sarmiento presenta Le cahier noir, una historia de época ambientada en el siglo XVIII. La japonesa Naomi Kawase estará con el largometraje Vision [trailer], en el que participan Juliette Binoche y Masatoshi Nagase. Después de El olivo (2016), Icíar Bollaín repite colaboración con Paul Laverty en el guión de Yuli [trailer], que relata la vida del bailarín cubano Carlos Acosta —quien se interpreta a si mismo—. Por último, la cinta noruega Blind Spot [trailer], ópera prima como directora de la actriz sueca Tuva Novotny (Annihilation, Alex Garland, 2018) que trata el conflicto de una madre con su hija adolescente.

Entre los títulos destacables a través de las distintas secciones del festival que ya se pudieron ver anteriormente en otros festivales caben destacar las españolas Con el viento (Meritxell Colell), La enfermedad del domingo (Ramón Salazar) y Trinta lumes (Diana Toucedo) —presentes en la pasada Berlinale— dentro de la sección contenedor Made in Spain que recopila algunos de los títulos más destacados de la producción nacional. También de la Berlinale procede Teatro de guerra de Lola Arias [trailer], incluida dentro de la sección Zabaltegi —dedicada a las propuestas autorales más radicales—. En la sección Horizontes Latinos, que muestra una selección del cine iberoamericano más relevante del último año, la proyección de la muy reivindicable Los silencios (Beatriz Seigner) [trailer], que estuvo en la Quincena de Realizadores de la última edición de Cannes. Del certamen de la Costa Azul también procede la última película de Jean-Luc Godard, Le livre d’image [trailer], la primera en recibir una Palma de Oro Especial en toda la historia del festival francés.

Y ya explorando la programación al completo y lo que ofrece San Sebastián este año nos encontramos con las nuevas cintas de Isaki Lacuesta (Entre dos aguas, trailer) —continuación que retoma personajes de La leyenda del tiempo (2006)—, Peter Strickland (In Fabric) y Carlos Vermut (Quién te cantará, trailer) en la Sección Oficial. En la sección de Nuevos Directores films de procedencias y aproximaciones cinematográficas muy distintas dan pie a estimulantes posibles descubrimientos entre los que se encuentran la vasca Oreina [trailer] de Koldo Almandoz (Sipo phantasma, 2016) y también Apuntes para una película de atracos de León Siminiami o Viaje al cuarto de una madre [trailer] de Celia Rico dentro de la cinematografía del estado español. Además, de México está La camarista [trailer] de Lila Avilés y Julia y el zorro (Inés María Barironuevo) de Argentina.

La importante presencia del cine en español y de toda Iberoamérica en general es una constante en el Zinemaldia. En Horizontes Latinos destaca especialmente el nuevo film del controvertido Carlos Reygadas Nuestro tiempo [trailer] y el debut en la dirección de la actriz argentina María Alché Familia sumergida [trailer]. En Zabaltegi se podrá ver Belmonte [trailer], la nueva película del director de El apóstata (2015), el uruguayo Federico Veiroj. También el nuevo largometraje de la argentina Albertina Carri, Las hijas del fuego [trailer]. Dos films asiáticos se posicionan como algunos de los títulos más importantes: la china An Elephant Sitting Still (Hu Bo) [trailer] y la tailandesa Manta Ray (Phuttiphong Aroonpheng) [trailer], recientemente premiada en Venecia como mejor película dentro de Horizons. El documental también tiene un pequeño hueco aquí con Bergman – A Year in a Life (Jane Magnusson) [trailer], que se centra en un año clave en la vida y la obra de Ingmar Bergman —1957— en el que estrenó Fresas salvajes y El séptimo sello.

En la sección Perlas, que recoge lo más relevante de lo presentado a nivel internacional, se proyecta lo nuevo de Spike Lee (BlacKkKlansman [trailer]), Mamoru Hosoda (Mirai [trailer]) y Alfonso Cuarón (Roma [trailer]) —en una de las pocas oportunidades que parece se tendrá para ver la producción de Netflix en una pantalla grande—. Dentro de Made in Spain parece buena idea recuperar Casi 40, el reencuentro con Lucía Jímenez y Fernando Ramallo más de veinte años después de La buena vida (1996) en otra aproximación de su director a las crisis generacionales en versión de la mediana edad. Y también de crisis generacionales y vitales parece que Las distancias (Elena Trapé) tiene mucho que contar con los conflictos de la amistad como punto de partida. Para concluir este breve repaso a la programación del 66º Festival de San Sebastián, dos apartados permiten además mirar y descubrir el pasado. Para empezar, en colaboración con el Festival Lumière de Lyon, uno nuevo dedicado a recuperar grandes obras de la historia del cine, Klasikoa. En ese marco se podrá ver El ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica, 1948) presentada por el director artístico de Cannes, Thierry Frèmaux. Y en una exhaustiva retrospectiva sobre la cineasta británica Muriel Box estarán presentes todas las películas en las que participó como directora o guionista, a través de las que elaboró valientes y complejos discursos sobre temas tabú en su época tocando la prostitución, el aborto o las relaciones sexuales en la adolescencia.

Escrito por Ramón Rey


Crítico y periodista cinematográfico.



Deja un comentario